Además del apoyo del Ministerio del Trabajo, ÁGORA Chile se desarrolla bajo el alero y experiencia de Fundación Luz, entidad que lleva más de 90 años procurando la inclusión de la población ciega y de baja visión. Dicha institución cubre las necesidades de las personas con discapacidad visual a través del Colegio Santa Lucía y el Proyecto ÁGORA, abarcando así los distintos grupos etarios.

El proyecto ÁGORA ha logrado la contratación de más de 1000 alumnos, todos con altas tasas de permanencia en sus puestos y con ingresos que les han permitido desarrollarse profesional y humanamente. Cada año, cerca de 120 adultos ciegos adquieren conocimientos en informática, contratos laborales, subordinación y dependencia, y legislación vigente, y de acuerdo a las necesidades del mercado son contactados con empresas mayoritariamente en los rubros de banca, cobranza y call center. Poco a poco se empodera la temática de la inserción laboral y ya son casi 80 las empresas que hoy apoyan esta iniciativa.

mlabraNo existen cifras concretas de discapacidad en Chile, pero son muchos los chilenos enfrentados a algún tipo de impedimento físico que diariamente deben probar que la diferencia no es una limitación, y que como todos, ellos también tienen un lugar en nuestra sociedad.En Fundación Luz nos hemos concentrado durante 90 años para lograr una mayor inclusión para quienes viven con una limitación visual total o parcial, contribuyendo a dignificar su condición de personas capaces de integrarse y desenvolverse en la sociedad, y sobretodo aportar a ella desde sus muchas habilidades y condiciones.

A través del colegio Santa Lucía cubrimos las necesidades formativas de niños desde los tres meses de edad, y con nuestro programa ÁGORA hemos reforzado y complementado el área de capacitación laboral que ya incluía computación, masoterapia y amasandería.

Los resultados han sido buenos y ya son más de 1000 los alumnos egresados que hoy agregan valor a las empresas.

Queremos seguir contribuyendo a cambiar la mirada que la sociedad tiene de la discapacidad visual y sobretodo queremos seguir creciendo, ampliando oportunidades laborales y entregando herramientas a quienes confían en nosotros.

Manuel Labra
Presidente de Fundación Luz

 

ulloa“Hay un quiebre en la vida de un discapacitado, en que decide salir adelante o hundirse para siempre”. Así grafica Miguel Ulloa el momento en que personas que como él, pierden la vista producto de un accidente o una enfermedad.

Hoy a cargo del proyecto ÁGORA Chile, este “Colocador Laboral Selectivo” formado en el Christoffel Blindenmission de Alemania, vivió la experiencia a los 21 años cuando un glaucoma lo dejó completamente ciego. Comenzó su rehabilitación y detectó una falencia que la sociedad de los 80 pasaba por alto. “Había personas muy capaces que se perdían en organizaciones de acogida en las que pasaban el día sin desafíos, sin oportunidades. Yo creo que si tienes conciencia social tienes que moverte, buscar un empleo te permite saber que te puedes casar, que puedes tener hijos y que puedes formar parte de esta sociedad desde tu trabajo, y haciéndote cargo de tu proceso de rehabilitación. En algún minuto hay que salir adelante”, dice.

Y es así como aceptó la oferta de organismos internacionales para liderar un programa inédito que nacía simultáneamente en Argentina, Uruguay y Chile, y que buscaba convencer al empresariado de que las cualidades de un trabajador no sólo dependen de la capacidad de ver.

“El mundo empresarial ha comprendido que podemos ser tan importantes en el mundo productivo como cualquier otra persona. La virtud de este proyecto es que prepara a la gente, no se la entrega al mundo empresarial para que aprendan a trabajar sino que ya van con una formación previa”, dice Ulloa.

Miguel Ulloa
Encargado de Proyecto Ágora Chile